La FIL Guadalajara ofreció importantes Charlas de luchadores sociales Latinoamericanos

La FIL Guadalajara ofreció importantes Charlas de luchadores sociales Latinoamericanos

La única vida que me gusta es la de escribir: Muñoz Molina

 

La charla de Mil jóvenes con Antonio Muñoz Molina fue una lección de literatura y ética, que fue seguida con mucha atención por cientos de muchachos

 

Es posible que para más de una persona el rostro del autor Antonio Muñoz Molina le recuerde al de su abuelo, o el de ese tío favorito que cuenta las mejores historias en la sobremesa. Y quizá no sea una mala primera impresión, sobre todo porque el escritor español no sólo demostró tener el don de las anécdotas pertinentes para la ocasión sino que, además, se mostró como una persona accesible y humilde durante su participación en Mil jóvenes con… Nada mal para el ganador de premios como el Príncipe de Asturias de las Letras (2013), el Premio Planeta (1993) y que ha sido distinguido como doctor honoris causa por diferentes universidades.

Crédito :Gaceta UDG
Crédito :Gaceta UDG

Cuatro luchadores sociales discuten en la misma mesa: Sicilia, Solalinde, Vera López y Romero

Los cuatro activistas acudieron a Guadalajara convocados por la FEU y FIL Pensamiento para el Foro “Los nuevos retos de las luchas sociales”

 

Cuatro luchadores sociales. Cuatro Corazones de León. Cada uno con su propia visión de país. Convocados por la Federación de Estudiantes Universitarios, en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) y FIL Pensamiento, coincidieron en el Foro “Los nuevos retos de las luchas sociales”.

Norma Romero Vázquez, integrante de Las Patronas; monseñor José Raúl Vera López, Obispo de la Diócesis de Saltillo; el poeta y activista, Javier Sicilia y el sacerdote defensor de migrantes, Alejandro Solalinde, todos reconocidos con el galardón Corazón de León que otorga la FEU, dialogaron en una mesa moderada por el Expresidente de la organización estudiantil, Alberto Galarza Villaseñor, conocido como “El Rojo”.

 

Crédito foto: EFE
Crédito foto: EFE

América Latina comparte heridas

Escritores latinoamericanos dialogaron sobre la realidad literaria de la región

 

“Compré un libro que se llama La noche de Tlatelolco, escrito por la maravillosa Elena Poniatowska. Lo empecé a leer y la primera línea de ese libro es ‘Todo comenzó con una bronca estudiantil’, y les juro que desde la primera línea a la última es leer la historia de Chile, es leer la historia de Nicaragua, es leer la historia de Venezuela, es leer la historia de Colombia, de Bolivia, de Ecuador”, dijo, con voz entrecortada, casi a punto del llanto, la escritora chilena Arelis Uribe durante su participación como parte de Latinoamérica Viva, en la que fue acompañada por Anacristina Rossi, Rodrigo Blanco Calderón y Juan Manuel Robles, y moderados por Carlos Cortés.

“Los estudiantes están como en la base de la pirámide de los movimientos sociales, y tienen tan poco miedo, y son tan rebeldes los jóvenes, esa juventud tan valiente que siempre da el primer paso. Eso pasó en Chile, eso pasó acá, en México, en el año 68, e hice el ejercicio de subrayar todas las frases que yo sentía que tenían que ver, en ese libro de Elena Poniatowska, en los testimonios del pueblo mexicano, con lo que estaba pasando en Chile. […] ¿A dónde quiero ir con todo esto? Que es la misma herida. La herida de México del 68 es la misma herida de Chile en 2019, estoy segura que es la misma de toda Latinoamérica, y siempre está el miedo de los yanquis por debajo”.

 

La charla, realizada en el Salón Alfredo R. Placencia de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), planteó, entre otras cosas, cuál es la realidad de América Latina desde su concepción como idea regional hasta la actualidad.

“La relación entre la literatura y América Latina es una relación altamente conflictiva, agónica, pero también que demuestra mucha movilidad, yo tengo una relación muy cambiante con el término de América Latina, tiene un costado positivo que es el que yo experimento en este tipo de reuniones, cuando me toca encontrarme en distintas partes del mundo a otros latinoamericanos inmediatamente se desprenden unos códigos ancestrales inconscientes de ver la vida, de tratar al otro, que facilitan mucho, por lo menos, un primer contacto (…), pero Latinoamérica tiene también otro costado que es bastante difícil, que es bastante pesado, que se vuelve un arma de doble filo”, expresó Blanco Calderón, autor de The Night.

 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. * *