Recibe Alberto Mosqueda Doctor Honoris Causa por la UASLP

Recibe Alberto Mosqueda Doctor Honoris Causa por la UASLP

El doctor Adalberto Mosqueda Taylor, catedrático de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), recibió a finales de 2019 el Doctorado Honoris Causa por la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP), en reconocimiento a una vasta y distinguida trayectoria que lo ubica entre los mejores especialistas en odontología.

ADALBERTO MOSQUEDA, DOCTOR HONORIS CAUSA POR LA UASLP
ADALBERTO MOSQUEDA, DOCTOR HONORIS CAUSA POR LA UASLP

Las destacadas aportaciones en los rubros de docencia e investigación en patología bucal en México y el mundo, así como una labor docente que es ejemplo de inspiración para los universitarios hicieron merecedor al profesor del Departamento de Atención a la Salud de la Unidad Xochimilco de un reconocimiento que refleja también más de tres décadas de colaboración entre la Maestría en Patología y Medicina Bucal de esa sede de la UAM y la UASLP.

 “Tuvimos la oportunidad de formar al primer profesor de patología y medicina bucal de la UASLP, el doctor Juan Francisco Reyes, quien al egresar fundó el Departamento de Patología Bucal y se vinculó con nosotros para la generación de su programa de trabajo, proyecto de laboratorio, apoyo en diagnóstico, desarrollo de investigaciones conjuntas y la impartición de cursos de actualización y planes de educación continua”.

El doctor Mosqueda Taylor aseguró que la Casa abierta al tiempo es líder a nivel nacional y referente internacional en el campo de patología bucal, tanto en la producción científica a nivel de publicaciones, como en la formación de recursos humanos.

“En México fundamos en 1983, junto a la doctora Velia Ramírez Amador, profesora Emérita de la UAM, y un grupo de profesores de la Institución, el primer posgrado que integra los aspectos clínicos con los histopatológicos, ya que hasta entonces la patología bucal era impartida en las facultades de odontología por médicos o especialistas de disciplinas diferentes a esa especialidad y había muy poca conciencia de la importancia de esas áreas”.

La Maestría en Patología y Medicina Bucal tiene por objeto formar profesionales de alta calidad académica, dedicados a apoyar las profesiones odontológica y médica en el diagnóstico y manejo de las enfermedades de la región bucal y maxilofacial que, aun siendo de menor prevalencia que la caries, periodontal y trastornos de la oclusión, poseen mayores riesgos y trascendencia de los daños a la salud de los afectados.

Entre ellas están las asociadas al aumento en la longevidad de la población y al número cada vez mayor de padecimientos crónico-degenerativos y sus tratamientos, las que a su vez generan alteraciones bucales y requieren manejo especializado. Adicionalmente, este posgrado capacita a los participantes en la realización de labores de investigación y docencia, con un enfoque científico y social.

“Los mexicanos, al igual que la mayor parte de la población mundial, tienen poca conciencia de estos males, porque estas especialidades son de reciente creación, con menos de 70 años de existencia formal en el ámbito internacional, pues los primeros departamentos de patología bucal aparecieron en la década de 1940 en Estados Unidos, Dinamarca y Gran Bretaña, y es hasta décadas recientes que en México y otros países se reconocen la patología y la medicina bucales como áreas específicas de la estomatología”.

En la Unidad Xochimilco dicha especialidad prevé tres líneas de investigación: el cáncer y precáncer bucal, en los que hay un buen número de investigaciones desarrolladas por diferentes grupos de la UAM; en segundo lugar, todo lo relacionado con el origen, diagnóstico y tratamiento de los tumores de los maxilares, y, por último, el diagnóstico y la investigación en las causas, expresión y tratamientos de enfermedades sistémicas y en particular las relacionadas con VIH, infecciones por virus de papiloma humano y manifestaciones de padecimientos sistémicos de gran trascendencia como los crónico-degenerativos.

 Hasta el momento, los principales logros han sido el desarrollo de métodos de diagnóstico de enfermedades sistémicas a través de estudios clínico-patológicos de tejidos bucales de manera sencilla, ya que antes eran requeridos procedimientos complejos, incluidos biopsias de riñón u otros tejidos para identificar, por ejemplo, la proteína amiloide, que es parte de un cuadro sistémico por causas diversas denominado amiloidosis, en el que se deposita esta proteína anormal en algunos tejidos del cuerpo y eventualmente puede causar incapacidad severa o la muerte.

“Junto con el doctor Wilson Delgado obtuvimos el Premio del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología del Perú por diseñar un método mediante el cual con una biopsia de glándulas labiales, realizada en máximo 10 minutos en un ambiente ambulatorio, obtenemos tejido suficiente para establecer el diagnóstico de ese padecimiento mediante estudio histopatológico evaluado con tinciones especiales como rojo de Congo o cristal violeta”.

También, el diagnóstico temprano de neoplasias malignas pigmentadas con técnicas de frotamiento y análisis de frotis citológicos directamente de lesiones de boca “demostramos con el mismo grupo de investigación la presencia del melanoma de la mucosa bucal”, lesión tradicionalmente silenciosa que era detectada de manera tardía por el paciente y podría provocar la muerte, mientras que si se detecta en la etapa incipiente es curable al 100 por ciento.

El docente de la Licenciatura en Estomatología manifestó que la UAM enfatiza en la detección oportuna de cualquier anomalía de la mucosa bucal, con lo que se pretende reducir, entre otros, los casos de cáncer en etapas avanzadas y aumentar las expectativas de curación de esa y otros males de gran importancia.

Sobre los retos que enfrenta la especialidad está su consolidación dentro del ámbito de la medicina, con el fin de que exista la figura del patólogo y médico bucal intrahospitalario para el diagnóstico y manejo de pacientes con enfermedades complejas de los tejidos bucales, además de incidir en que el odontólogo y médico de cualquier especialidad sea capaz de detectar más tempranamente las manifestaciones bucales de padecimientos sistémicos potencialmente letales para reducir los daños a la salud e incrementar las tasas de supervivencia y favorecer una mejora en la calidad de vida de los afectados.

“A través de la boca pueden detectarse un sinnúmero de enfermedades antes que el paciente tenga manifestaciones clínicas específicas. Por ejemplo, la diabetes mellitus, males pre cancerosos con alteraciones en el color la textura y aspecto de la mucosa o diversos padecimientos sistémicos de origen dermatológico, hematológico, inmunológico  o gatrointestinal, entre otras”, dijo el doctor Mosqueda Taylor.

Desde hace varios años, el investigador está enfocado en un proyecto de diagnóstico y estudio del origen y comportamiento biológico de los tumores odontogénicos, que representan la principal causa de destrucción del esqueleto facial y cuyas secuelas de los tratamientos se traducen en pérdidas irreparables de tejidos que impiden la masticación, la fonación, la deglución, además de afectar la estética y limitar la calidad de vida de los individuos.

“Hemos hecho un estudio colaborativo mediante un proyecto registrado en el Consejo Divisional de la División de Ciencias Biológicas y de la Salud, donde participan investigadores de México, Brasil, Guatemala, Perú, España, Japón y Uruguay”.

En los últimos 20 años “hemos desarrollado entre 40 y 50 publicaciones que van desde el reporte de series de casos, desarrollo de tesis de posgrado en los niveles de maestría y doctorado en algunos de los países mencionados, así como análisis estructurales y moleculares sobre el origen y descripción de los análisis genéticos de los diferentes quistes y tumores odontogénicos con fines diagnósticos y terapéuticos, lo cual ha permitido que nuestros hallazgos sean recabados por la Organización Mundial de la Salud y que nos designen como autores colaboradores en las clasificaciones de tumores a nivel internacional”.

A partir de este proyecto, además de caracterizar con mayor precisión los tumores derivados del aparato odontogénico, “hemos identificado dos nuevas entidades: el tumor odontogénico primordial y el carcinoma odontogénico con dentinoide, tumores que anteriormente eran desconocidos o mal clasificados y por ende mal tratados y que ahora hemos definido como benigno el primero y de bajo grado de malignidad el segundo.

Los tumores odontogénicos son lesiones que surgen de alteraciones genéticas en los tejidos formadores de los dientes que ocurren en cualquier población, por lo tanto, cualquier grupo de investigación tiene la misma oportunidad de detectarlos en cualquier país”, dijo el investigador nivel 3 del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) y Socio Titular de la Academia Nacional de Medicina de México.

Su principal satisfacción como investigador es ser parte de un importante grupo multicéntrico, cuya labor ha derivado en diversos resultados, entre ellos patentar junto al equipo de la Maestría  en Ciencias Farmacéuticas de esta Universidad un sustituto de saliva con un producto farmacológico que estimula su producción y ayuda a la reactivación de la función de las glándulas salivales en pacientes que han perdido capacidad de producir saliva por efecto de radioterapia o enfermedades inmunológicas.

“Me enorgullece ver la transformación de nuestros egresados y verlos convertirse en profesionales útiles con su propio sello. En la UAM no somos dogmáticos, siempre buscamos que el alumno se forme aquí, pero que salga y obtenga información de otros sitios y descubra la realidad que está allá afuera y no sólo la que vemos en un laboratorio”, expresó el Profesor Honorario en patología y medicina bucal en el Instituto Nacional de Cancerología, en donde sólo tres especialistas han obtenido dicho reconocimiento.

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. * *