Recibe la UAM Xochimilco apoyos del CONACYT

Recibe la UAM Xochimilco apoyos del CONACYT

El Laboratorio de Nutrición y Actividad Física de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) recibirá recursos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) que le permitirán actualizar el densitómetro con que cuenta y adquirir un equipo para medir el gasto de energía y la condición cardiorespiratoria.

 

El doctor Luis Ortiz Hernández, investigador del Departamento de Atención a la Salud de la Unidad Xochimilco, informó que ese espacio –del cual es responsable– resultó beneficiario del Programa de Apoyo para Adquisición y Mantenimiento de Infraestructura en Instituciones y Laboratorios de Investigación Especializada, en la convocatoria correspondiente a 2019.

 

El Laboratorio fue creado hace casi diez años y desde entonces cultiva dos líneas de investigación: los factores que inciden en la ganancia de peso de la población mexicana y el desarrollo de modelos de atención para el tratamiento del sobrepeso y la obesidad; así como la evaluación y la promoción de la actividad física y la condición física.

 

Al iniciar actividades contó con un densitómetro que permite evaluar la cantidad de mineral en los huesos, un factor determinante, ya que cuando los niveles son bajos, sobre todo en los adultos mayores, la persona es más vulnerable a sufrir fracturas.

 

Ese aparato ofrece también la oportunidad de medir la masa muscular y la grasa en el cuerpo; “uno de los trabajos que hemos hecho es comparar las estimaciones que nos da éste respecto de la grasa, con observaciones indirectas a partir de cálculos antropométricos de peso, circunferencia o pliegues”, información útil para profesionales que requieren medir la grasa corporal en escolares y adolescentes.

 

Con la actualización del equipo, el Laboratorio estará en condiciones de determinar la grasa en el abdomen de los usuarios, lo que resulta relevante pues se ha visto que, en términos de riesgo de salud, éste se incrementa más que al tener grasa en todo el cuerpo.

 

Este tipo de estudios es importante porque la densitometría no es un estudio de fácil accesibilidad para un nutriólogo que atiende a sus pacientes desde su consultorio y el densitómetro es un dispositivo enfocado principalmente a la investigación; además “no es fácil adquirirlo y se requiere personal especializado para su manejo”.

 

El doctor Ortiz Hernández, junto con sus alumnos, también realizó un estudio de seguimiento con adolescentes para evaluar cómo la grasa en el abdomen puede influir en su riesgo cardiometabólico, que tiene que ver, por ejemplo, con el nivel de glucosa y de lípidos en la sangre, así como con la presión sanguínea.

 

El Laboratorio de Nutrición y Actividad Física de lla UAM recibirá recursos del Conacyt.
El Laboratorio de Nutrición y Actividad Física de lla UAM recibirá recursos del Conacyt.

Dicho estudio “nos permitió observar indicios de que los adolescentes de secundaria que ganan más grasa en esa parte del cuerpo empiezan a tener más alteraciones en sus niveles de glucosa, lípidos y presión elevada”, lo que además indica que “este problema que se ve con claridad en la adultez inicia en edades tempranas”.

 

Por eso habría que dirigir las medidas de prevención desde dichas etapas, incluso desde la vida prenatal, pues se sabe que desde que el individuo está en el vientre materno empieza a desarrollar ciertas alteraciones, por ejemplo, si la mamá tiene obesidad esto afecta el crecimiento intrauterino, lo que significa que desde el momento de su nacimiento el sujeto puede ser más susceptible de desarrollar sobrepeso y enfermedades crónicas como diabetes o hipertensión.

 

Las ecuaciones efectuadas en el Laboratorio consisten en mediciones sencillas en las que personal de la salud puede estimar la cantidad de grasa que un niño o adolescente tiene en su organismo y “estamos trabajando también en evaluar la composición corporal de atletas de alto rendimiento, tema sobre el cual un alumno de la Casa abierta al tiempo desarrolla su tesis de doctorado. Para ello, el Laboratorio colabora con miembros del Comité Olímpico Mexicano y de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte.

 

Dependiendo del tipo de estudios a realizar es que se invita a la gente a visitar el Laboratorio para hacer las evaluaciones correspondientes, como ocurrió con los adolescentes de secundaria y con atletas de alto rendimiento e incluso con proyectos en los que participaron trabajadores de la Unidad Xochimilco de la UAM y con un grupo de adolescentes y sus madres del municipio de Chimalhuacán, a quienes les fueron medidos los niveles de mineral óseo y la cantidad de grasa y músculos en sus organismos.

 

El Conacyt también apoyó para la adquisición de un calorímetro, el cual es un equipo para examinar el aire que respiran las personas; con este análisis es posible determinar las calorías que gastan los individuos, así como su condición aeróbica.

 

El Laboratorio de Nutrición y Actividad Física de lla UAM recibirá recursos del Conacyt.
El Laboratorio de Nutrición y Actividad Física de lla UAM recibirá recursos del Conacyt.

 

En la Unidad Xochimilco ya existe experiencia con calorímetros, pues con estos equipos se evalúo de la condición física de más de 400 escolares y adolescentes de la Ciudad de México. Los resultados de este estudio fueron publicados a inicios del año pasado y se trata de una forma sencilla de evaluar la condición física en escuelas.

 

Sin embargo, el calorímetro con que se cuenta ya es antiguo y además fue diseñado para hacer pruebas clínicas más que de investigación, por lo que el equipo nuevo presenta la ventaja de ser más exacto y diseñado para fines de investigación.

 

De este modo, con el apoyo recibido del Conacyt, el Laboratorio de Nutrición y Actividad Física continuará realizando estudios para entender las consecuencias de la ganancia excesiva de peso y de la inactividad física, los cuales son problemas de salud pública.

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. * *