Lee Krasner, a biography fue presentada en la Casa Abierta al tiempo UAM

Lee Krasner, a biography fue presentada en la Casa Abierta al tiempo UAM

La figura y los aportes de la pintora Lee Krasner al expresionismo abstracto de mediados del siglo XX en Estados Unidos han ido emergiendo con gran fuerza en el mundo del arte, más allá de haber sido esposa de Jackson Pollock, sostuvo la doctora Gail Levin en conferencia dictada en el Centro de Extensión Educativa y Cultural Casa del Tiempo de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

 

A partir de fuentes nuevas y entrevistas numerosas, la académica de la Universidad de la Ciudad de Nueva York autora del libro Lee Krasner, a biography, presentó un retrato dinámico y conmovedor de una artista brillante que en sus inicios fue tratada con desdén por su condición de mujer y que a la muerte de su esposo refrendó su obra, al ofrecer una forma de pintar poderosa y con mayor expresión.

 

De padres inmigrantes judíos provenientes de Ucrania, Krasner nació el 27 de octubre de 1908 y falleció en 1984; estudió en la Academia Nacional de Dibujo de Estados Unidos, donde recibió instrucción con una visión de la pintura clásica, pero por el auge del postmodernismo adoptó modelos en su pintura.

 

Lee Krasner, representante del expresionismo abstracto de mediados del siglo XX
Lee Krasner, representante del expresionismo abstracto de mediados del siglo XX

Levin describe en su texto cómo esa mujer enfrentó los desafíos de su pobreza, “así como el alcoholismo y romance extramarital de su esposo, que alentaron su arte para surgir como una creadora importante que merece reconocimiento en el léxico cultural del siglo XX”.

 

La muerte de Pollock –considerado el principal representante del expresionismo abstracto estadounidense– en un accidente automovilístico, en 1956, representó la liberación artística para Krasner que se tradujo en una pintura mucho más libre, ya que abandona el formato de cuadros pequeños, afirmó Levin al dictar la ponencia Lee Krasner, art as autobiography.

 

El cuadro Nacimiento fue pintado después de la muerte de Pollock y representa una explosión de su creatividad mediante trazos de líneas negras con fondos rosados que generan formas femeninas, lo que quizá es un escape de la abstracción “de la que quería tomar distancia”.

 

Levin, feminista, fotógrafa, conservadora de museo y ensayista es historiadora especializada en arte de los siglos XX y XXI y posee investigaciones sobre Edward Hopper, Marsden Hartley, Yasuo Kuniyoshi, Judy Chicago, así como mujeres, artistas judíos, chinos y arte contemporáneo de Estados Unidos, Japón y países de Europa.

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. * *